De Regreso a Casa


DE REGRESO A CASA Se ha dicho que la muerte es un aguijón que amenaza y atemoriza a toda persona sin importar la posición social y económica; la nacionalidad, raza, o religión. Las estadísticas establecen que cada segundo hay más de tres defunciones, cerca de unas doscientas muertes por minuto en todo el planeta. Ninguna persona está exenta del aguijón de la muerte; hombre o mujer; niño o joven; rico o pobre; líderes mundiales o gentes del populacho; todos han de experimentarla. Esto solo es el cumplimiento de lo que Dios el Creador había dicho a la primera pareja humana: “pues polvo eres y al polvo serás tornado” Génesis 3:19 Veamos algunas verdades que hacen ver este suceso con una buena dosis de esperanza y optimismo, y entonces por qué.... DE REGRESO A CASA 2 LA MUERTE ES NUESTRA AMIGA, NO UNA ENEMIGA. Como cristianos de esta presente generación, estamos dentro de las altas probabilidades de no experimentar la muerte física; pues el cumplimiento de la promesa del Arrebatamiento es inminente. En otro caso: La muerte es como la carroza o vehículo que envía el Padre Celestial para llevarnos “de regreso a casa”. Aunque no lo entendamos, un día, estuvimos en la Casa del Padre Celestial, en Su Reino, un lugar de placer y ensueño. “en Tu presencia (Dios) hay plenitud de gozo” Salmo 16:11 ¿No es esperanzador? La muerte solo nos transporta al gozo pleno de la presencia de Dios; ahí todo es festivo y placentero. Ningún gozo terrenal es comparado con lo que espera más allá de esta vida. Y en lugar de ser privada de sus posesiones, la persona es conducida a la obtención de las riquezas eternas. Mateo 6:20 Lucas 18:22 Es verdad, se abandonan las cosas terrenas, las cuales solo tienen valor temporal; sin embargo, tomaremos posesión de las riquezas cuya vigencia será por la eternidad.



0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo