Ingratitud


En los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos… ingratos…. 2 Timoteo 3:1-2 Sin duda alguna, la ingratitud ha existido desde que el hombre apareció en la tierra; ha estado presente a través de los tiempos; pero hoy, en los días postreros, se ha disparado como nunca lo fue antes. El hombre manifiesta un corazón ingrato o desagradecido por medio de imágenes y formas; pueden ser imágenes o formas mentales de pensamientos, conceptos y razonamientos propios; o personas, lugares u otras cosas. También manifiesta su ingratitud por medio de sus palabras ingratas. Son muchas las imágenes y formas de ingratitud y que se hacen visibles por medio de malas actitudes, negativas reacciones y expresiones inadecuadas de los cristianos y no cristianos La murmuración, quejas, disgusto, depresión, enojos, insatisfacción, y molestias, etc. son síntomas de un corazón carente de gracia o de ingratitud INGRATITUD 2 para con el Justo Dios ¿No es Dios la Causa y Cabeza de todas las cosas, tanto placenteras, como dolorosas en la vida de aquellos que le aman?. ¿Quién será aquel que diga, que vino algo que El Señor no mando? ¿De la boca del Altísimo no saldrá malo y bueno (dolor y placer)? Lamentaciones 3:37-38 Al corazón ingrato le hace falta la gratitud por la bondad y los favores que Dios le hace, ya sean de placer o de dolor, con tal de que madure y crezca en la completa Estatura de Cristo. Un corazón ingrato es insensible a los favores y a la bondad que le han prodigado, amontona la ingratitud sobre los hechos más dignos que ha recibido. La ingratitud es un salvaje que se esconde dentro del corazón del hombre y empieza a crear imágenes distorsionadas en relación al bien que Dios trata de hacer, con tal de que se progrese espiritualmente. “todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios”. Romanos 8:28 Ayudan… Griego: sunergéo 4903 Significa: Cooperar, un colaborador, actuar, ayudar. La Escritura menciona: En los postreros días vendrán tiempos peligrosos… habrá hombres amadores de sí mismos… ingratos"… Al hablar de tiempos postreros, habla de los últimos tiempos; los días finales. Al hablar de peligrosos, habla de tiempos en donde la falta de gratitud se manifestaría por medio de actitudes furiosas y difíciles; habla como de una división y discordia entre las gentes. Todo ello se debe a la falta de gratitud.



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo