La Madre Maldad


PESAS JUSTAS TENDRÁS 2 “En esto se levantó la tapa de plomo y había una Mujer sentada en medio de la medida. Dijo él: Esta es la Maldad”. Zacarías 5:5-8 En la Primera Parte de estas Notas, vimos que la palabra Maldad está escrita con mayúscula, y es una palabra femenina (Rishá), y que por el hecho de que las palabras Mujer y Maldad empiezan con mayúscula, ellas son indicativas de un nombre en un sentido personal o propio. Por el hecho de que ésta concibió la Maldad, entonces como un término instructivo le llamamos: La Maldad Rishá, ella influenció y guió a una de las humanidades prehistóricas a pecar contra el Entendimiento de la Palabra de Dios. ¿Cuándo sucedió ello? Solo Dios tiene el conocimiento exacto de ese hecho, pero debemos creer que sucedió. Esto fue hace algunos millones de años atrás. Lo que sí establece la Palabra de Dios, es que aquel Antiguo Mundo, fue visitado por el juicio y destrucción de parte de Dios, y fue puesto en un Abismo, o en una tumba de agua. Ahí estuvo ese mundo PESAS JUSTAS TENDRÁS 2 2 todo el tiempo necesario hasta que la influencia de aquellos pecados se diluyera y cesara. Hoy tocaremos en parte, uno de los aspectos del ministerio de la Maldad Rishá, la cual desequilibró la balanza de Justicia de Dios. Ella no lo hizo solamente, condujo aquella humanidad a pecar y promover todo desequilibrio, toda desunión, y toda desigualdad. Nos damos ahora cuenta, en donde se originaron las actuales diferencias, desacuerdos, disputas, y controversias en las denominaciones cristianas. La Biblia dice que ella estaba encerrada en un Ephah, o en una medida, Dios la encerró en la misma medida o dimensión en que ella pecó, lo que Rishá sembró, eso mismo cosechó. Dios deseaba que aquella criatura, y esa humanidad tomaran la sustancia de esa medida de energía y capacidad, para poner en alto el Entendimiento de la Verdad de Dios. No fue así, pecaron y fueron enviados y encerrados en la misma medida de juicio merecido y que Dios les enviaba. Dios nos advierte hoy,: “Pesa justa y exacta tendrás” “No tengas pesa grande para recibir o comprar, y pesa chica para dar o vender …” La desigualdad y desequilibrio nacieron de la Maldad Rishá. La naturaleza pecaminosa del creyente y no creyente, se encuentra afectada por el ministerio e influencia de los espíritus de la Maldad que hoy trabajan y se mueven en el mundo. El hombre por naturaleza, desea recibir mucho, y dar solo un poco. Esto se aplica en todo ámbito, sentimental, emocional, físico, material y espiritual. Si estudiáramos las Escrituras a la luz del Original, fácilmente veríamos a este Ser Malo y su ministerio, y esto, a través de todos los libros de la Biblia. “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principiados, contra potestades, contra señores del mundo,



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo