Mente Unificadora Sekel Lección 1


En el cuerpo humano, se encierra un “asombroso mundo invisible”. En la actualidad observamos las asombrosas computadoras en sus componentes y funcionamiento; sin embargo, se quedan en pañales en relación a la grandiosidad y milagrosa vida en funcionamiento que se encierra en el ser interno del hombre. Dios hizo al hombre a Su imagen y semejanza; pero el razonamiento humano no puede entender en gran parte los misterios que Dios ha encerrado en el interior del hombre. Es muy poco lo que se entiende acerca del funcionamiento de su ser espiritual; y para esto, es necesario recurrir al Manual del Fabricante, o a la Palabra de Dios. Una de las partes invisibles del hombre es su: ¡Mente!. Más nosotros tenemos la Mente de Cristo. 1 Corintios 2:16 El apóstol Pablo expresó estas palabras con una fuerte convicción; afirmó tener la Mente de Cristo. Tener la Mente de Cristo, implica tener una mente saturada de santidad, humildad, y a la vez un perfecto funcionamiento. El LA MENTE UNIFICADORA SEKEL Parte 1 2 hombre posee una mente compuesta de 16 mecanismos, capacidades, o pequeñas mentes. Esto ya lo hemos aprendido en la Introducción de este tema. En español, siempre usará la palabra mente o sus sinónimos que usa la Biblia, pero no es así en el hebreo, pues existen 16 palabras para ellas. Cada una de esas palabras de acuerdo a sus significados, nos muestra la naturaleza, o la función y ministerios de cada una de ellas. El hombre presente tuvo su origen en los lomos espirituales y creativos de Dios. Y aunque entendamos muy poco de ello, ahí tuvimos una existencia espiritual desde antes de la fundación o creación del mundo (Efesios 1:4). Ahí empezó la existencia, de nuestro ser espiritual y celestial: como un espíritu y un alma. Al principio de este tiempo de vida sobre la tierra, Dios creó un hombre llamado Adám. (Génesis 2:7) En los lomos procreativos del primer hombre, fueron depositadas las “semillas de vida (esperma)” de la presente humanidad; no pudo ser de otra manera. Entonces, cada uno de nosotros, hemos viajado a través de los lomos de nuestros antepasados; desde Adám, hasta ser concebidos en el vientre de nuestra madre. A través de este misterioso viaje, cada uno de nosotros hicimos elecciones estando en los lomos de los antepasados de nuestro árbol genealógico; estas elecciones fueron, o a favor de nuestro Señor y Creador, o con una inclinación al mal. Veamos un ejemplo bíblico. Y por decirlo así, en Abraham fue diezmado también Leví, que recibe los diezmos. Porque aún estaba en los lomos (poder procreativo) de su padre cuando Melchisedec le salió al encuentro. Hebreos 7:9-10 ¿Qué es lo que aprendemos?. Leví, aún estaba en los lomos procreativos de su abuelo Abraham, un espermatozoide o una semilla que contenía su alma, espíritu y voluntad, ahí voluntariamente decidió dar sus diezmos. ¿Lo entendemos plenamente? ¡Claro que no!. Pero ese hecho es asombroso. Todos hicimos elecciones buenas o malas en los lomos procreativos de nuestros antepasados: lo creamos o no lo creamos, así fue; un día, Dios



0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo