Sonidos en la Biblia Leccion 4


EL SONIDO Y EL HOMBRE Los montes y todos los collados; El árbol de fruto, y todos los cedros; la bestia y todo animal; reptiles y volátiles… Alaben el nombre de Jehová, Porque sólo su nombre es elevado; Su gloria es sobre tierra y cielos. Salmo 148:9-13 Los sonidos y el ruido son parte de la creación de Dios; están presentes en los ecosistemas (comunidades de organismos) de la naturaleza (humano, selva, desierto, bosque, acuático, marítimo, terrestre, aéreo). Los sonidos y el ruido han acompañado por siempre a la naturaleza. No hay sonidos al azar, el sonido afecta la vida sobre el planeta. Los expertos en la materia, afirman que el canto de los pájaros estimula el mecanismo de floración de las plantas; el croar de las ranas, y los chillidos de los grillos, chicharras y otros insectos contribuyen de forma vital para provocar la lluvia. Además, el sonido de los delfines es el responsable de los patrones de crecimiento de las barreras. Estas emisiones sónicas son necesarias para mantener la salud de los ecosistemas. LOS SONIDOS EN LA BIBLIA Parte 4 2 Incluso, en lugares desérticos e inhabitados, o aparentemente silenciosos; o en las profundidades del mar, existe una insospechada diversidad de sonidos y ruidos aunque muchos de ellos no son percibidos por el oído humano. Dios ordenó que los diversos aspectos de Su creación emitieran o dieran alabanza a su Creador. No olvidemos que toda partícula de materia en el universo vibra a determinada frecuencia, por tanto es una forma de sonido. Lo que visualizamos como sólido, líquido o gaseoso, no es más que la misma materia vibrando a diferentes frecuencias. Aunque el entendimiento humano no logre comprenderlo y aceptarlo: Toda la naturaleza de algún modo tributa alabanza al Señor; conjuntada es como una melodía o una canción. No olvidemos, que toda la materia vibra y emite sonidos; éstos, emiten alabanza. Los sonidos existen desde antes de la aparición del hombre sobre el planeta; eran producidos por las corrientes de los vientos, por el crecimiento de las plantas, las corrientes de las aguas, por la caída de las hojas de los árboles y los sonidos emitidos por animales que existían desde tiempos antiguos.


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo