Volando en el Espíritu Lección 2


Orando en todo tiempo, con toda oración… Efesios 6:18 Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias. Filipenses 4:6 Al mencionarse: Toda oración, habla de toda clase o tipo de oración. La Intercesión en el Espíritu es uno de ellos. Cuando el creyente no adquiere el hábito de orar, o en otro caso, dejar de orar, sería como: Tener un teléfono, pero sin línea; una lámpara de mano, sin pilas; quitarle la manguera de oxigeno a un enfermo grave; dejar de VOLANDO EN EL ESPÍRITU 2 2 ponerle agua a una pequeña planta; tener una guitarra sin cuerdas; tener un buen cuchillo, pero sin filo; o como privar de gasolina o energía eléctrica al auto. Incluso, cuando el creyente lleva una vida de oración pobre, de unos cinco a diez minutos diarios, no puede aspirar a crecer de manera saludable y normal en su vida espiritual. Recordemos: No solo la Intercesión es una oración con palabras entendibles, o en el idioma del Intercesor; la Intercesión en el Espíritu Santo, es una oración en lenguas desconocidas a una velocidad muy rápida. Una oración Intercesora que se manifiesta por medio de gemidos, suspiros, murmullos y palabras indecibles, inexplicables e incomprensibles. Recordemos: La Intercesión en el Espíritu Santo, es uno de los tipos más poderosos de oración, y en cuestión de minutos, la Intercesión en lenguas desconocidas a una velocidad rápida, conquista y obtiene lo que pudiéramos hacer u obtener en horas y días de oración con palabras del propio idioma. La intercesión en el Espíritu es certera, da en el blanco más rápido. Veamos entonces otros principios del infinito tema de la Intercesión en el Espíritu. Entonces envió el rey (de Siria) allá gente de a caballo, y carros, y un grande ejército, los cuales vinieron de noche y cercaron la ciudad. Levantándose de mañana el que servía al varón de Dios para salir, he aquí el ejército que tenía cercada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, Señor mío! ¿Que haremos? Y él le dijo: No hayas miedo: Porque son más los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oro (palal) Eliseo, y dijo: Ruégote, oh Jehová que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del mozo, y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y carros de fuego ........alrededor de Eliseo. 2 Reyes 6:14 - 17


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo